El Gobierno de Pekín pone en marcha el proyecto ‘China Invierte’

El interés de China por las empresas europeas, incluidas las españolas, es creciente. Prueba de ello es que cada año las inversiones provenientes del gigante asiático en nuestro país superan la cifra del año anterior, y lo hacen con creces. Solo en 2016, las inversiones chinas en España estuvieron cerca de cuadruplicar las registradas en 2015, al llegar hasta los 1.708 millones de euros. Una cifra que podría seguir creciendo, gracias a un nuevo plan que el Gobierno de Pekín ha puesto en marcha.

Se trata del proyecto China Invierte, que nace con el objetivo de conectar a chinos con empresas españolas. Empresas que pueden pertenecer a cualquier sector de actividad y también, aunque no es obligatorio, operar bajo el paraguas de la franquicia. “Cuando se lanzó el proyecto y se vio tanto interés por el sector de la franquicia, se tomó la decisión de crear, dentro de ese proyecto, un apartado especial para las franquicias que se llama China Invierte Franquicias, explica a elEconomista Franquicias Víctor Ladreda, director general de la Oficina Económica y Comercial para los Mercados de Habla Hispana de la Zona de Libre Comercio de la Región de Hengqin (China).

Aunque en España el proyecto se gestiona desde la filial que dicha oficina tiene en Madrid, el plan es para toda China y no solo para esa región. “El objetivo es que los inversores chinos residentes en China salgan de allí e inviertan en el extranjero”, explica Ladreda.

Según este directivo, esos inversores chinos tienen distintos perfiles. “Tenemos desde fondos de inversión, hasta socios de las asociaciones empresariales de China, pasando por los burós oficiales de comercio o los inversores industriales”, matiza. Independientemente de su naturaleza, el importe máximo que cada inversor podrá destinar a un proyecto será de 100 millones de euros.

Hasta el momento, según Ladreda, no ha habido ninguna operación cerrada en el sistema de franquicias español, pero sí ha habido un “fuerte interés, después de que el proyecto se presentase en la última edición de Expofranquicia”.

Según confirma Ladreda, hasta el momento las compañías que han mostrado más interés por China Invierte Franquicias provenían de firmas franquiciadoras consagradas a la educación, especialmente la de los más pequeños, a la estética y a la nutrición. “Seguramente a medida que el plan se vaya conociendo haya más empresas de diferentes sectores. China Invierte Franquicias puede ser utilizado por todas aquellas franquicias que de una manera u otra necesiten inversiones. Inversiones para poner en marcha la franquicia, crecer más rápido, reforzar su área de innovación o abarcar otros mercados”, sostiene Ladreda.

Mercados entre los que bien podría situarse el del gigante asiático. Y es que, si el plan sale según lo previsto, los inversores chinos que entren en franquicias españolas podrían más tarde llevar esas franquicias en las que tengan invertido su capital al mercado chino, donde la presencia de enseñas españolas es aún muy pequeña pese al potencial que supone el gigante asiático para nuestras marcas y el interés que éstas suscitan para sus inversores y consumidores.

Un interés que también se ha observado entre los ciudadanos chinos que residen en España y que tras años de experiencia con sus distintos negocios ahora ven en la franquicia una forma de profesionalizar y renovar sus negocios que tras la crisis han quedado obsoletos.

Acuerdos por ambas partes

Por esa razón, y porque las franquicias españolas ven en el capital de los chinos de España otra opción para su desarrollo, la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) y la Asociación de Chinos en España (ACHE) firmaron hace unos meses un convenio de colaboración para adaptar la promoción de las franquicias a los ciudadanos chinos y que se conviertan en franquiciados de enseñas españolas en España y para que éstas tengan la opción de implantarse en China.

Actualmente, en China operan 31 cadenas españolas que han logrado implantar un total de 1.115 locales franquiciados en el país, básicamente de DIA, Mango y el grupo Inditex, con Zara a la cabeza. Tomando como referencia el número de establecimientos, China aglutina el 50 por ciento de todos los establecimientos de cadenas españolas que están operativos en el continente asiático, pero solo un 5,4 por ciento de todos los que las franquicias españolas tienen en el mundo (20.891 locales).

De ahí que el potencial de China se antoje enorme para nuestras cadenas. Eso sí, no de cualquier forma ni a cualquier precio. Según advertía hace unos meses el presidente de la AEF en nuestras páginas, Xavier Vallhonrat, las diferencias culturales entre España y China imponen que nuestras franquicias tengan que ir “con cuidado”.

Una dificultad que también se encuentra en España a la hora de captar el talento y el capital chino. En este sentido, Ladreda advierte de que las redes sociales que usamos en España no son las mismas que sigue la inmensa mayoría de la comunidad china residente en nuestro país. Por lo que deriva que invertir en ellas para captar posibles franquiciados chinos no sirve casi de nada, tal y como explica Ladreda.

Fuente: eleconomista.es
Compartir