El gigante asiático mueve ficha en el comercio internacional y rebaja los aranceles a la importación de ciertos productos, entre lo que se encuentran el vestido, el calzado y la cosmética.

China abre un poco más la puerta. El gigante asiático tomará medidas para impulsar las importaciones de 1.500 productos, entre los que están la ropa, el calzado, los artículos de sombrerería y los cosméticos.

El país, convertido en la primera factoría del mundo gracias a su gran despliegue industrial, ha tomado esta decisión en sintonía con sus socios comerciales, entre ellos Estados Unidos, con el que ha tenido tensiones en los últimos meses.

Desde el próximo mes, China bajará los aranceles del 15,9% al 7,1% los aranceles de importación para los productos englobados en las categorías de vestimenta, calzado y artículos de sombrerería, según Reuters. Los cosméticos, así como los productos para el cuidado de la piel y el cabello, también se beneficiarán de una reducción de aranceles, que pasarán del 8,4% al 2,9%.

De este modo, China ha hecho un guiño a Estados Unidos, ya que desde la tarde del 30 de mayo, un grupo técnico estadounidense se encuentra en Pekín negociando con las autoridades el gigante asiático la implementación de acuerdos comerciales y económicos.

La llegada de esa comisión forma parte del acuerdo al que Pekín y Washington llegaron el 20 de mayo, mediante el cual pactaron el final de la guerra comercial y la negociación de un acuerdo marco para reducir el déficit estadounidense respecto a China. Gracias al acuerdoel Gobierno de Donald Trump ha suspendido los aranceles por 150.000 millones de dólares a cientos de productos chinos.

Compartir