El edificio no actúa solo como centro educativo, sino también como un puente entre el parque que la rodea y el distrito cultural.

China se ha convertido en una potencia económica, pero para que un país florezca debe estar acompañado de cultura y sobre todo, infraestructuras para consumirla. Algo que queda de manifiesto como tarea tachada de la lista de cosas por hacer con la colosal obra de la que hablamos hoy.

La compañía holandesa MVRDV, junto con el Instituto de Planificación y Diseño Urbano de Tianjin (TUPDI), han diseñado la futurista Biblioteca Tianjin Binhai como parte de proyecto que proporcione un distrito cultural para la ciudad.

Los cinco niveles del edificio contienen todo tipo de instalaciones educativas.

La planta subterránea es un conjunto de espacios para el almacenamiento de libros y un gran archivo, mientras que en la planta baja están las áreas de lectura, con accesos fáciles pensados para niños y ancianos.

La entrada principal da acceso al complejo cultural, al auditorio y a los pisos de arriba.

Los dos primeros pisos son principalmente salas de lectura, estanterías con libros y salas de estar.

Los dos pisos superiores tienen además salas de reuniones, oficinas y salas multimedia.

Fuente: MVRDV
Compartir